Logo Heimatsmühle

Control y certificación de los productos Heimatsmühle

El control de calidad es una parte esencial de nuestro negocio. Antes de aceptarse, los cargamentos de materias primas se someten primero a un proceso de prueba para certificar tanto su pureza como otros parámetros de calidad. Si se cumplen los requisitos, los cereales se descargan y se muelen para obtener harina de alta calidad.

Asimismo, examinamos nuestros distintos productos de molienda y los sometemos a diversas pruebas para conseguir unas propiedades de masa concretas y, así, poder mantener un nivel de calidad homogéneo para nuestros clientes y ofrecer una «garantía de éxito» a la hora de elaborar la repostería más exquisita.

De ahí que valoremos especialmente el poder contar con la tecnología más reciente en nuestro laboratorio. Entre nuestra maquinaria más importante, tenemos un amilógrafo, un extensógrafo, un farinógrafo, dispositivos NIR e instrumentos de tipo falling number. Asimismo, realizamos pruebas de calidad en relación con las propiedades de horneado de nuestra harina en nuestra tahona de pruebas.